Páginas RUTA INTERIOR

sábado, 23 de julio de 2016

LA NECESIDAD INNATA DE CRECER (128)

El ser humano es un ser que por naturaleza propia siempre tiende al crecimiento, pues las fuerzas interiores de la Creación que moran en cada uno de nosotros, desde las partículas que forman nuestros átomos hasta la consciencia del ser que somos no concibe la existencia si no es como un proceso de crecimiento y aprendizaje en cualquiera de los sentidos y formas en los que el concepto de aprendizaje pueda llevarse a cabo. Como todo sirve para algo, incluso los pasos hacia atrás en pos de objetivos de crecimiento y transformación interior están destinados a que se aprenda o se consolide algo. Cada paso siempre es como una piqueta puesta en la roca de una montaña para que mucha gente pueda escalarla, aunque el primero que pone la piqueta nunca sube en línea recta y sin tener que volver atrás cientos de veces para revisar, ajustar, encontrar la mejor forma de poner los seguros, etc.
Los que abrís caminos para otros estáis destinados a avanzar y retroceder múltiples veces, estáis destinados a dar mil vueltas a las cosas antes de comprenderlas, estáis destinados a sucumbir ante mil engaños y desinformaciones antes de encontrar la fórmula que os permite desenterrar la verdad y la información correcta. Como todo, además es un gran juego, dentro de la burbuja holocuántica que representa vuestra propia realidad individual, así que escalar la montaña para abrir camino a los demás se convierte en una prueba de auto superación donde te tienes que divertir mientras vas buscando la forma de sostener las cuerdas que quizás alguna otra persona, en algún otro momento, quiera usar para apoyarse en su propio camino de escalada personal. Que use tus cuerdas no significa que siga tus pasos, simplemente se cruzan ambos caminos y en esos puntos puede usar uno de los puntos de apoyo que otros que van por delante nuestro, en sentido figurado y en cualquier dirección, han puesto para ellos mismos y han dejado ahí para el bien común de quien quiera usarlos.
Así, nadie está destinado a seguir el camino evolutivo de nadie más, de hecho, es imposible, ya que no hay dos hojas de ruta iguales en el universo que el ser que somos haya podido copiar o calcar del ser de al lado. Cada mónada, cada esencia, cada Yo Superior, cada SER tiene sus propias ecuaciones de elección a la hora de preparar el sendero que desea recorrer, y hay a quien le gusta ir a un ritmo y hay a quien le gusta ir a otro. Hay quien escoge picos escarpados para ver desde la cima de la montaña todo el valle y luego con vista de pájaro va animando a otros escaladores con la información recogida desde sus alturas, y hay quien escoge senderos amables y tranquilos y va explicando cada detalle del mismo con minucioso detalle para los que no se paran nunca a ver los paisajes.
Los que estáis destinados a trabajar para asistir a los demás, os caeréis más de una vez de la roca, os tropezareis más de una vez con las piedras, os perderéis en múltiples laberintos una y otra vez, u os dará más de una rama en la cabeza al ir mirando por todos lados las pistas de la supuesta senda correcta, pero no importa, pues no deja de ser espectacular comprender cómo se puede uno caer y gracias a ello encontrar nuevas técnicas para levantarse, no deja de ser espectacular aprender como se puede uno chocar contra una rama y enseñar a otros a no hacerlo, y no deja de ser espectacular darse cuenta de lo estupendo que es ir abriendo camino y enfrentándose a lo desconocido, para luego marcar con una X el punto en el camino y decir, yo pase por aquí, cuarenta veces, antes de poder seguir adelante.
David Topí



PAZ Y BIEN PARA TODOS

domingo, 17 de julio de 2016

COMO ELMINAR LA INFORMACION SUBLIMINAL(127)

Para que los procesos ejecutados automáticamente en la psique por el centro motor del cerebro puedan eliminar la programación subliminal acumulada a lo largo del día, hemos de incluir esta orden dentro de esos procesos rutinarios que se ejecutan sin nuestra intervención consciente. La petición se la tenemos que dar a esas otras partes de nosotros mismos, funcionando en otros niveles de consciencia y vibración, que llamamos nuestro Yo Superior, nuestro Ser, o cómo lo designéis cada uno o sintáis, para que borren, en los procesos de filtrado nocturnos de limpieza de la mente subconsciente, aquellas órdenes, patrones y programas que hayan entrado de forma subliminal sin ser “autorizadas” por el centro intelectual y por la mente consciente, y que estén destinadas a modificar nuestro comportamiento, patrones, actitudes, procesos mentales, carácter, etc. La orden se da hacia nosotros mismos, pero para que sea ejecutada desde otros estratos de la composición multidimensional que poseemos, pues la mente lógica y racional no será capaz de saber que tiene que filtrar y que no, que tiene que almacenar y que puede descartar, pero esos otros niveles de nosotros si, pues recordad que somos mucho más que este simple cuerpo físico y su personalidad, y estamos formados por una estructura multidimensional donde partes de la misma se encuentran en niveles frecuenciales, de vibración, de conocimiento, de sabiduría, etc., mucho más elevados que lo que la personalidad egóica y artificial que poseemos normalmente llega a abarcar.
Dar este tipo de orden antes de irnos a dormir, incluirá en el filtrado y eliminación aquello que hayamos recibido durante el día, y que pueda ser descartado por estar destinado a nuestra manipulación. ¿Cómo lo sabremos? No lo sabremos. Si ahora mismo no sabes que tienes en tu subconsciente, no tendrás forma de saber que se ha borrado del mismo. Así que posiblemente no vayas a notar nada especialmente diferente, excepto el hecho de que verás que no activas ciertos comportamientos automáticos que antes si hacías (si eres dado a auto observarte y auto analizar lo que piensas, haces o dices lo percibirás, sino, es cuestión de entrenamiento) a medida que vas borrando programación y patrones grabados en ti.

Esto servirá para lo que vaya entrando en vuestro día a día por los medios de comunicación, la publicidad, los anuncios que veáis en la calle, los símbolos que están repartidos por la arquitectura de vuestra ciudad, los mensajes que captáis sin daros cuenta de múltiples medios energéticos y psíquicos.                                     Para lo que ya está imbuido y bien grabado, es necesario usar alguna otra técnica de desprogramación, como puede ser la escritura automática, primero para “vomitar” hacia la mente consciente lo que hay en la subconsciente, la meditación “hacia el interior de uno mismo” para percibir en imágenes o símbolos la misma información, o cualquier otra herramienta que conozcáis que os permita echar “luz” en el almacén de vuestra psique. Una vez hecho, se puede dar la orden de eliminación y desprogramación a vuestro ser superior, o a través del trabajo con vuestra esencia .  Pero, al menos, con el simple hecho de meter ya en los procesos de limpieza nocturna la orden de no grabación ni almacenaje de todo lo dicho, aunque de momento no estemos sacando nada de lo que ya llevemos a cuestas, dejaremos de acumular más, y tarde o temprano podremos empezar a notar como no reaccionamos ante estímulos y cosas que nos hacían reaccionar de cierta forma, o como no ejecutamos ni seguimos automáticamente modas impuestas, costumbres artificiales, patrones de comportamiento destinados a las masas, etc., que se nos traten de imponer de una u otra manera.
Con cosas tan sencillas, vamos ganando la batalla por recuperar nuestro propio poder sobre nosotros mismos, por recuperar el autocontrol de las partes que nos componen, por empoderar el potencial que llevamos dentro, y por ir expulsando y bloqueando, de forma cada vez más tangible y eficaz, todo aquello que nos trata de controlar y someter. Al fin y al cabo, nada externo puede contra alguien que tiene en su mano el potencial que yace en su interior, y que solo está esperando que le pidan que actúe para empezar a hacerlo.

martes, 29 de marzo de 2016

SUMERGETE EN LA QUIETUD (126)

Es importante que sepas parar tu vida, sobre todo en los momentos en que estás mas agobiado con problemas, responsabilidades, trabajo. Detenerte , sentarte en silencio, cerrar tus ojos, mirar hacia adentro, y preguntarte.., hacia dónde estás corriendo, cuál es la meta que quieres alcanzar.           Es importante conectarnos con la claridad, con la aceptación de las cosas, sin etiquetarlas ni enjuiciarlas.
 ¿Cómo logramos el propósito..?
Detente por unos momentos para que puedas ver el camino, y mira a tu vida desde afuera, como si vieras una película, esa historia del “Yo” en la que te pierdes.
Sólo convirtiéndote en el espectador de tu vida, desde ese lugar de quien solo observa, desde esa tranquilidad del no tener que hacer nada...recibirás toda la comprensión que necesitas.
EL MILAGRO LLEGA SILENCIOSAMENTE A LA MENTE QUE SE DETIENE POR UN INSTANTE, Y SE SUMERGE EN LA QUIETUD. 
La mirada se dirige siempre afuera … esperando encontrar lo valioso en esa dirección,  a quien amar o quien nos ame,  buscamos posesiones, escalar posiciones, que nos presten atención, destacarnos...
Quizás no hemos aprendido, que antes que nada, o antes que todo, se empieza por casa …
 Cuando la energía está afuera en la búsqueda, un gran vacío interior se produce y más aún si se pretende “llenar” de lo que se encuentra afuera.
La plenitud sucede cuando el “vaso interior está lleno”...te sientes saciado  y a la vez con plena apertura de saciar a los demás con quienes  nos relacionamos...
QUE ES MAS IMPORTANTE, EL CONTENIDO O LA VASIJA? eso nos pregunta el maestro...
TE LO DEJO PENSAR...


Paz y bien para todos
marthincha

viernes, 18 de marzo de 2016

YO ELIJO EL AMOR (125)

Yo elijo el amor en todas sus vertientes.
Yo elijo los amaneceres, los comienzos y los finales.
Yo elijo volar, con las alas rotas, contra el viento, pero siempre volar.
Yo elijo soñar con los ojos abiertos de día o de noche.
Yo elijo desenredarme de lo que me pesa...soltar.
Yo elijo deshacerme de los "te quiero"fallidos y de las puertas cerradas.
Yo elijo dejar de preocuparme por quien decidió irse, dejar de mirar el pasado. 
Yo elijo dejar de juzgarme, dejar de mentirme, dejar de fingir.
Yo elijo perdonarme primero para poder perdonar a los otros.
Yo elijo seguir caminando sin caminos.
Yo elijo aprender, elijo enseñar.
Yo elijo creer, yo elijo sonreír, yo elijo ser yo siempre. 
Yo elijo avanzar, olvidar el pasado. 
Yo elijo amarme, aceptarme, reconstruirme si es necesario, perderme cuando sea      oportuno y encontrarme.
Yo elijo ayudar, ser oídos y brazos para otros. 
Yo elijo vivir, elijo siempre la vida.


PAZ Y BIEN PARA TODOS
marthincha

domingo, 17 de enero de 2016

SIGUE TU DESTINO DONDE SEA QUE TE LLEVE (123)

 Sigue tu destino dónde sea que te lleve

Hay un momento en la vida, en que comprendes que ha llegado el tiempo de cambiar... y si no lo haces, nada jamás podrá cambiar. Comprendes que si al fracasar, no tienes el coraje de comenzar de nuevo, la vida seguirá sin ti. La dicha no nos acompaña siempre y nuestra vida a veces se torna diferente de lo que nos imaginamos.

No siempre nuestros días brindan lo que esperamos. Sin comprender por qué, a veces toman rumbos tan imprevisibles que ni en tus sueños se hubieran asomado. Pero igual, si no te animas a escoger un camino, o a realizar un sueño, estás en gran peligro de vagar sin rumbo y perderte. Más bien que preguntarte con mil ansias por qué tu vida se ha tornado como es ahora, acepta el camino abierto que te espera.

Olvídate de lo que fue, no te confundas. Eso ya pasó. Sólo el presente importa. El pasado es ya una ilusión, y el futuro todavía no existe. Pero vivimos hoy. Mide tus pasos uno a uno, sin perder la fe, guardando tu valor y confianza. Con tu frente alta, no temas soñar, ni mirar las estrellas.
Un poco más de paciencia, tu vigor volverá y encontrarás tu vía. Una senda más bella y serena de lo que has soñado te llevará dónde quieras que te lleve, cumpliendo todos tus deseos. No pierdas confianza en tus fuerzas, y toma esa nueva vía. Verás que está llena de alegría, de aventuras y deleite como en tus sueños no imaginaste. Cree en ti.

Todos tenemos adentro una brújula que nos conduce adonde anhelamos. No olvides confiar en tu brújula, consúltala a menudo, porque el conocer su presencia te dará fortaleza para lo que la vida te depare. No permitas que te desvíen. Pídele la verdad a tu corazón, y te dará la respuesta y el discernimiento para tomar las decisiones que son para ti. Ama a todos, y no esperes agradecimientos. Haz lo mejor que puedas. Vive cada día en su plenitud. Nadie puede leer el futuro.

Recuerda: para todas tus preguntas, allí en tu mundo interno, a la vera del camino, habrá respuestas más claras, soluciones asombrosas. Hace falta paciencia, y confianza, para alcanzar la meta, solucionar problemas, y realizar sueños. Aunque por momentos parezca que ya no puedes seguir, conozco tu fortaleza, y sabrás sobrellevar todo lo que la vida te depare.

Cree en ti.

PAZ Y BIEN PARA TODOS

marthincha

jueves, 19 de noviembre de 2015

TEMIA...(122)

Temía estar solo, hasta que aprendí a quererme a mí mismo.
Temía fracasar, hasta que me di cuenta que
únicamente fracaso cuando no lo intento.
Temía lo que la gente opinara de mí, hasta
que me di cuenta que de todos modos opinan.
Temía me rechazaran, hasta que entendí
que debía tener fe en mi mismo.
Temía al dolor, hasta que aprendí que
éste es necesario para crecer.
Temía a la verdad, hasta que descubrí la fealdad de las mentiras.
Temía a la muerte, hasta que aprendí que no es el final,
sino más bien el comienzo.
Temía al odio, hasta que me di cuenta
que no es otra cosa más que ignorancia.
Temía al ridículo, hasta que aprendí a reírme de mí mismo.
Temía hacerme viejo, hasta que
comprendí que ganaba sabiduría día a día.
Temía al pasado, hasta que comprendí que
es sólo mi proyección mental y ya
no puede herirme más.
Temía a la oscuridad, hasta
que vi la belleza de la luz de una estrella.
Temía al cambio, hasta que vi que
aún la mariposa más hermosa necesitaba
pasar por una metamorfosis antes de volar.
Hagamos que nuestras vidas cada día tengan mas vida y
si nos sentimos desfallecer
 no olvidemos que al final siempre hay algo más.
Hay que vivir plenamente porque la vida pasa pronto.
Ernest Hemingway

PAZ Y BIEN PARA TODOS
marthincha

lunes, 9 de noviembre de 2015

UN PORVENIR POR DECIDIR (121)

 ...La cuestión es que, si nos controlan desde fuera, desde otros planos...y si,  en el plano físico, sus “bandos” andan tratando de quedarse con el tablero de juego, ¿que hacemos para no tirar la toalla ante tanto jugador de tan alto nivel frente a los cuales uno parece sentirse muy poca cosa?
 Uno de aquellos que nos asisten (podemos llamarles “guías” si queréis), me comunicó que en el plano físico,  los que tratan de asistirnos desde fuera harán siempre todo lo posible para que el ser humano realmente tome el control de la situación, despertando las cualidades que precisamente nos hacen humanos. Viendo un reportaje sobre desarrollo personal y superación humana, todo el rato me venia intuitivamente el mismo mensaje: la gente es la clave.
Las cosas han cambiado tanto en los últimos años, que cuando hace varios hablábamos de grandes saltos de niveles evolutivos y de consciencia, y los veíamos a la vuelta de la esquina, todos estábamos alentados y esperanzados por ellos, y luego, las líneas temporales cambiaron, los plazos se alargaron, la masa crítica que creíamos tener no llegaba nunca, los actores del bando que no cejan en perder su codiciado espacio, redoblaron su actuación y poder,  para que nada de eso sucediera. Pero solo consiguen, quizás, ralentizar algo, que a gran escala,  no hay quien pare.
La gente es la clave, por eso, no hay que tirar la toalla nunca.



Se presentan cada día mil oportunidades de ser solidarios, amables, pacientes, empáticos, sociables, cariñosos, cooperativos, etc. Hay que aprovecharlas todas, por qué esa es la clave... 
 no hay otra. Hay tantos abrazos que podemos dar, tanto apoyo y ayuda que podemos prestar, tantas caricias que podemos realizar, tantas palabras de ánimo que podemos decir, tantas risas que podemos soltar, de hecho, hay tanta vida por vivir, que esto no se acaba hasta que la vivamos toda. Este es un gran juego y de algún modo, está diseñado así en estas últimas etapas,  para que nos demos cuenta de que la gente corriente somos la clave.   
Esa misma gente,  que las élites desprecian y las razas que de afuera ven como recurso ... esa misma gente,  es todo lo que tenemos y lo que somos. Necesitamos seguir trabajando en nosotros y en nuestro entorno. Hay que trabajar en seguir despertando las mismas cualidades que se dicen poseemos como raza única e increíble: la compasión de unos por otros, la ayuda mutua, la empatía, la amistad, el apoyo, el amor... Eso es lo único que hay que hacer... en nuestro entorno cercano. Hay que ir sanando miedo a miedo, y ayudando a que los demás lo hagan, hay que ir rompiendo la visión global de que todo está yendo mal, por qué solo es la visión que se nos quiere dar para seguir manteniendo el mundo tal y como está.                      Hay que ir ejecutando microcambios en nuestra forma de ser, para que a nivel global, le demos la estocada
final a esta enmarañada situación en la que estamos involucrados como especie y  como raza.                                                                                                                       
 Nadie tira la toalla, todos vamos en el mismo barco y todos juntos llegaremos al mismo puerto... GARANTIZADO!!

Fragmento no textual de un artículo de David Topi



PAZ Y BIEN PARA TODOS


marthincha

domingo, 1 de noviembre de 2015

LOS MIEDOS PRIMARIOS II (120)

LOS MIEDOS PRIMARIOS EN LA PSIQUIS DEL SER HUMANO (2da parte)
David Topi
Necesidad de proteccion y miedo al abandono  
El tercer temor imbuido en nuestra psique está relacionado con la protección de los depredadores que ya hemos visto. Una de las primeras reacciones que tenemos, subconscientemente, cuando nos encontramos en una situación donde nos sentimos o vemos atacados, o asaltados, es la búsqueda de protección, simbolizada por el personaje del “padre protector”, del miembro más “fuerte” del clan, o de aquel que “cuida” de otros. Así, en los tiempos en los que la llegada de la noche hacía aparecer el peligro de los depredadores, todos buscaban el resguardo y protección de aquellos miembros que, por las razones que fueran, se erigían en cuidadores y protectores de la tribu, del grupo. Al hacer esto, estaban dando cierto poder y control, sobre el resto, al personaje o miembro que tomaba este rol. De esta forma, estos, se convertían de algún modo en los dirigentes y “jefes” de nuestros ancestros, por el simple hecho de tener las capacidades físicas e intelectuales para proteger a los demás: dictaban donde era seguro ir a cazar, a pescar o a recolectar comida, o donde no ir, decidían cuando se podía salir de la seguridad del grupo y cuando no, etc. Esta necesidad de protección, de nuevo, inconsciente, es la misma que se sigue propagando actualmente en el “mundo moderno”, habiendo sustituido al jefe fuerte del clan, por gobiernos, policías, militares, y demás organizaciones e instituciones por el estilo, que no podrían ser implantadas y tener tanto poder sobre la población, sino fuera por la explotación de la necesidad de protección que llevamos imbuido todos como parte de uno de los instintos primarios del ser humano.
Si hay miedo, se busca instintivamente protección
La cuestión es que la reacción instintiva al miedo es la de buscar “protectores”, y lo hacemos sin ser conscientes de ello, en la mayoría de los casos. Sabiendo esto, no hay más que mantenernos en un estado potencialmente latente siempre de temor a que pase esto, a que pase lo otro, para que, instintivamente, mantengamos siempre la necesidad de este tipo de sistemas de protección (percibidos como tales). Atentados de bandera falsa (creados por los propios países para imponer en sus ciudadanos ciertas normas y leyes como resultado del mismo), conflictos creados artificialmente, enfrentamientos continuos de ideologías, culturas, razas, credos. Nada que no podáis comprender ya por vosotros mismos. La contrapartida a este tipo de miedo, es el desarrollo del coraje y la valentía personal, para actuar por uno mismo sin buscar protección externa a pesar del miedo que se pueda sentir o percibir, por esta o cualquier otra situación vivida.
Así, esta necesidad de protección viene asociada con el tercer miedo más prevalente en la psique humana: el miedo al abandono por aquella figura protectora que nos protegía. Antiguamente, ser abandonado por tu tribu, tu clan, tu grupo, significaba directamente la muerte a manos de depredadores, del clima, de otras tribus, etc., por lo que el miedo a ello significaba aceptar las normas, reglas y decisiones de aquellos que protegían al clan para sobrevivir en conjunto.
Además, el ser abandonado, obliga a tener que enfrentar los posibles problemas, depredadores, obstáculos, situaciones peligrosas, etc., por uno mismo, algo que no suele ser lo más deseado por la mayoría de las personas en nuestra sociedad, ni ahora ni hace miles de años. Si no existe tal o cual institución, cuerpo de protección, organismo, etc., ¿quién me va a solucionar mis problemas? Eso es básicamente la versión moderna del mismo problema que tenían nuestros antepasados en su contexto particular.
El miedo al abandono está presente en muchos grados en nuestra vida. Un niño que no se separa de sus padres, porque evidentemente sin ellos no sabría desenvolverse en el mundo, un persona que se aferra a una pareja para poder navegar por la vida, un empleado que se rige por las decisiones de su jefe para no perder el trabajo y el sueldo, el equivalente a ser desterrado de la tribu y, posiblemente, no ser capaz de sobrevivir por sí mismo. Son contextos diferentes para actuaciones y sistemas relacionados con el mismo tipo de precepto: el miedo al abandono de la figura “protectora” y “cuidadora”, sea una persona, o todo un ejército militar.
Miedo al caos
El cuarto y último miedo primario también tiene mucho peso en nuestro modo de vida. Antiguamente, si caía la noche, si corríamos el riesgo de ser atacados por depredadores, si el protector del clan no nos cuidaba, el pánico podía apoderarse de los miembros de la tribu, nadie sabía qué hacer ni cómo reaccionar, no había control, no había orden, no había seguridad. La percepción de que no existía algo que mantuviera el control de la situación, en estas horas de potencial peligro, llevó a desarrollar otro miedo instintivo: el miedo al caos. Si hacemos un pequeño juego de palabras, al preguntarle a alguien que es lo primero que le viene a la mente cuando piensa en una sociedad donde no hubiera ningún tipo de control, de dirigentes, de “gestionadores” del sistema, etc., algunas personas posiblemente dirán “libertad”, pero muchas otras, como leía en algún experimento social hecho hace algunos años, directamente lo asocian con el concepto de “anarquía” y por supuesto, “caos”.        Básicamente, si no hay ningún tipo de control sobre nosotros, todos pensamos en situaciones de caos y descontrol. Y aunque estoy casi seguro que lo habría, es simplemente porqué ninguno sabemos tomar las riendas de nuestras vidas y de la convivencia en común en armonía, sin dictados de alguien que rija como deberíamos vivir, ya que no nos han dejado hacerlo, como raza, especie y humanidad, y de ahí que, literalmente, sentimos que no sabríamos sobrevivir en “caos”, sin controladores o “algo o alguien” que lo evitara.                              Al final, y aunque parece irónico, a mayor control o intentos de control, más caos alrededor del mundo, pues todas las imposiciones, restricciones y limitaciones impuestas sobre nosotros mismos, y por nosotros mismos, van en contra de todas las leyes cósmicas, universales, naturales, y al no vivir en armonía con ellas, realmente el resultado es catastrófico, sea más manejable o no, pero en general, bastante catastrófico.                                               Estos son principalmente los cuatro temores más importantes imbuidos en la psique del ser humano por herencia genética, ancestral, desde hace miles de generaciones atrás. Su complicación radica en que se ocultan en las capas más profundas de nuestro subconsciente en el cuerpo mental, y en las esferas pre-consciente y subconsciente de la mente, así que el único modo de no dejarse llevar por ellos es, como hemos hecho con estos dos artículos, sacarlas a la luz, a la esfera consciente, para ser capaces de auto observarnos cuando sean detonados o avivados y no dejarnos llevar por ellos...




PAZ Y BIEN PARA TODOS
marthincha

LOS MIEDOS PRIMARIOS (119)


La explotación y exacerbación de los miedos primarios del ser humano ha sido siempre una herramienta de control de la población, de la que cuesta darse cuenta. 
Son principalmente cuatro grandes temores, imbuidos en la parte instintiva de nuestro cerebro y de nuestra psique, y están todos interconéctados unos con otros, por lo que es necesario verlos en su conjunto, ya que no son piezas separadas que puedan ser completamente aisladas individualmente. Estos temores son antiguos, arcanos, llevan con nosotros desde el momento en el que el ser humano apareció como ser consciente, quizás mucho antes de la manipulación genética sufrida, ya que nuestros ancestros los desarrollaron en su psique, y parte de ella, si no toda, pasó luego a la psique del homo sapiens cuando este fue creado por la cruza de las especies que se usaron para dar lugar a nuestra raza.
Miedo a la oscuridad
El temor a la oscuridad es el más antiguo, y el más enraizado en nuestra psique. Su origen se centra en la época en que nuestros ancestros dependían enormemente del sol para su supervivencia. El Sol les daba calor, luz, la posibilidad de encontrar comida, protección de diferentes animales que tenían mucha mejor visión nocturna que ellos, etc. Cuando el sol no estaba presente, en el pasado, su ausencia equivalía a peligro, peligro de muerte, peligro de ser atacado, peligro de no tener comida, exposición al medio natural, especialmente durante los inviernos si no se vivía en lugares cálidos, etc. El sol, así, se convirtió en un símbolo de poder, de vida, de esperanza, ya que se esperaba que saliera con mucha expectación cada mañana, como un salvador que volvía a proteger a la tribu y de ahí que el miedo a la oscuridad esté mucho más arraigado en nuestra psique de lo que podemos imaginar, especialmente algo que vemos en muchos niños que no desean dormir a oscuras antes de que, su razonamiento “lógico”, les diga que “no pasa nada”, que están en casa y protegidos. El ser humano “adulto”, da por hecho que la noche no es especialmente más peligrosa que el día si estás en casa con las luces encendidas, y, sin embargo, hay muchas cosas que, cuando suceden de noche, a oscuras, nos produce una reacción muy distinta que, si la misma cosa, nos sucediera a plena luz del día.El sistema bajo el que vivimos conoce muy bien este miedo primario y comprenden como funciona. Es una de las razones por las que vemos el símbolo del Sol imbuido, y usado, en tantísimos logos de empresas y multinacionales, ya que intentan asociar sus productos, en la mente de los consumidores, con todo aquello que el sol, subconscientemente, a través de milenios, nuestra mente asocia al astro rey: vida, poder, energía, crecimiento, seguridad, etc. Es la antítesis de aquello a lo que más tememos, y es una forma de posicionarse en la mente de las personas.
El miedo a predadores
El segundo temor más enraizado en la psique, en el subconsciente del ser humano, es el temor a los depredadores, como hemos dicho, tremendamente interrelacionado con el primero. La humanidad del “mundo moderno” no teme al mismo tipo de predadores que originó este miedo: predadores animales, pero nuestros ancestros eran muy vulnerables, especialmente por la noche, pues aun ni las cuevas, o las construcciones rudimentarias que usaban para resguardarse eran refugio completamente seguro contra el ataque de diferentes animales que salían, solos o en manada, a buscar sus presas y alimento. Por milenios, esta necesidad de protegerse de posibles predadores, fue incrustándose en la mente, y pasando de generación en generación como medio de supervivencia, hasta que se convirtió en otro de los temores inconscientes más profundos del ser humano. Y todo, especialmente por la noche, por lo que el miedo a la oscuridad se ve reforzado por el miedo a ser atacado o asaltado, enlazando ambos temores y reforzándose mutuamente.
Evidentemente, hoy en día, y en general, el miedo a predadores animales ya no existe físicamente, pero ha sido sustituido por el miedo a que otros humanos nos ataquen, asalten, amenacen, hieran, etc. Incluso a pesar de que todas nuestras ciudades suelen tener las calles iluminadas por la noche, subsiste el temor a salir solo a altas horas, a pasear de noche, a realizar ciertas actividades. La falta de sol no tiene por qué impedirlo, tenemos iluminación artificial por doquier, la ausencia de predadores animales es un hecho, aun así, la noche es “peligrosa”, y el miedo a la oscuridad enlazado con el miedo a predadores, prevalece inconscientemente en nuestras decisiones.
Obvia decir que, por parte del mismo sistema, se generan y promueven formas de que sigan existiendo personas que ataquen, asalten, amenacen, etc. Si algo forma parte de la naturaleza humana, aunque sea en pequeña proporción, y se puede potenciar para algún tipo de propósito concreto, no hay duda de que se hace. Es el mismo caso que empresas que comercializan programas antivirus informáticos, tienen una sección dedicada a crear, o contratan a otros para que lo hagan, virus informáticos. Y es que, si no hay virus, ¿cómo iban a vender los antivirus? Si no hay predadores humanos, ¿cómo van a vendernos sistemas de protección y leyes, restricciones y formas de sentirnos seguros? Desafortunadamente, estamos “hechos” de forma que, a nivel de comportamiento social, estamos dispuestos, la mayoría, a ceder parte de nuestros derechos y libertades, a cambio de sentirnos seguros y protegidos. Es algo que favorece la imposición de todo tipo de controles sobre la población, pues ese miedo inconsciente, sustituyendo predadores por terroristas, asaltantes, radicales de tal o cual credo, etc., es muy prevalente en el mundo actual.
El sistema bajo el que vivimos explota mucho este miedo con películas tipo “Alíen”, “Depredador”, “Pesadilla en Elm Street” con el famoso Freddy Krueger, y miles de películas de terror del mismo estilo. A algunos esto les da miedo consciente, a otros les hace reír y pasar un buen rato en el cine, a todos, subconscientemente, nos mantiene avivado y activo el miedo a los depredadores.



PAZ Y BIEN PARA TODOS
marthincha

jueves, 30 de julio de 2015

LOS ABUELOS (118)

Cada 26 de julio se celebra Santa Ana y San Joaquín, los padres de la Virgen María, y por tanto los abuelos de Jesús. Es por esto que en muchos países del mundo también se celebra EL DIA DE LOS ABUELOS.


Los abuelos no sólo cuidan, son el tronco de la familia extendida, la que aporta algo que los padres no siempre vislumbran: pertenencia e identidad, factores indispensables en los nuevos brotes.
La mayoría de los abuelos siente adoración por sus nietos. Es fácil ver que las fotos de los hijos van siendo reemplazadas por las de estos. Con esta señal, los padres descubren dos verdades: que no están solos en la tarea, y que han entrado en su madurez.
El abuelazgo constituye una forma contundente de comprender el paso del tiempo, de aceptar la edad y la esperable vejez. Lejos de apenarse, sienten al mismo tiempo otra certeza que supera a las anteriores: los nietos significan que es posible la inmortalidad. Porque al ampliar la familia, ellos prolongan los rasgos, los gestos: extienden la vida. La batalla contra la finitud no está perdida, se ilusionan.
Los abuelos miran diferente. Como suelen no ver bien, usan los ojos para otras cosas. Para opinar, por ejemplo. O para recordar. Como siempre están pensando en algo, se les humedece la mirada; a veces tienen miedo de no poder decir todo lo que quieren.
 Aprendieron que un abrazo enseña más que toda una biblioteca. Los abuelos tienen el tiempo que se les perdió a los padres; de alguna manera pudieron recuperarlo. Leen libros sin apuro o cuentan historias de cuando ellos eran chicos. Con cada palabra, las raíces se hacen más profundas; la identidad, más probable.

Los abuelos construyen infancias, en silencio y cada día.
Son incomparables cómplices de secretos. Malcrían profesionalmente porque no tienen que dar cuenta a nadie de sus actos. Consideran, con autoridad, que la memoria es la capacidad de olvidar algunas cosas. Por eso no recuerdan que las mismas gracias de sus nietos las hicieron sus hijos. Pero entonces, no las veían, de tan preocupados que estaban por educarlos. Algunos todavía saben jugar a cosas que no se enchufan.
Son personas expertas en disolver angustias cuando, por una discusión de los padres, el niño siente que el mundo se derrumba.
La comida que ellos sirven es la más rica; incluso la comprada. Los abuelos huelen siempre a abuelo. No es por el perfume que usan, ellos son así. ¿O no recordamos su aroma para siempre?
Los chicos que tienen abuelos están mucho más cerca de la felicidad.
Los que los tienen lejos, deberían procurarse por acercarle a sus nietos.

Finalmente, y para que sepan los descreídos: los abuelos nunca mueren, sólo se hacen invisibles...pasan de plano, pasan al plano invisible.
-----------------------------------------
DIOS!!
Haz que los abuelos sean maestros de sabiduría y valentía, que transmitan a las generaciones futuras los frutos de su madura experiencia humana y espiritual.
Señor Jesús, ayuda a las familias y a la sociedad a valorar la presencia y el papel de los abuelos.
 Que jamás sean ignorados o excluidos, sino que siempre encuentren respeto y amor.
Ayúdales a vivir serenamente y a sentirse acogidos durante todos los años de vida que Dios les conceda.Amén.

PAZ Y BIEN PARA TODOS
marthincha






(Extraido de Malcriadores profesionales por Enrique Orschanski)

sábado, 4 de julio de 2015

GRACIAS!! (117)


Gracias Padre ...gracias!!

Gracias  por  este día que amanece...
Gracias por esta luz que amanece 
y puedo ver con mis ojos...

Gracias por tocar mi corazón y transformarlo...
Gracias Universo por todas las enseñanzas...
Gracias Padre por todos los obstáculos que hicieron evolucionar mi alma ...
Gracias a los que me irradian amor, 
en el mundo visible e invisible todos los días...

Gracias por sostenerme en cada tramo del Camino...
Gracias por que todo lo bello que me rodea...

Gracias por todo lo que tengo y lo que soy...
Gracias por las oportunidades que me has brindado...
Gracias por el amor que entra en mi alma...
Gracias por las lágrimas que siempre me recuerdan mi vulnerabilidad...
Gracias por la familia, mis hermanos espirituales

 y por los amigos...
Gracias por todas estas almas compañeras

que pusiste en mi Camino...
Gracias por los maestros que pusiste en mi vida.
algunos para reír, otros para sufrir, pero siempre para crecer...
Gracias por estar atento a todo lo que voy necesitando
 para evolucionar...
Gracias por esa palabra que justo necesitaba oír, 
por ese libro que llega a mis manos, ese mensaje oportuno y esas causalidades que manejas a la perfección...
Gracias por darme cuenta de lo que me envías...
Gracias por estar atento a mis oraciones...
Gracias por tu Presencia que siento en mi y me da la certeza de tu existencia...
 Gracias por el despertar que florece en mi conciencia
y en mi esencia día a día...
Gracias por revelarme que la muerte no existe, que simplemente nos hacemos invisibles...
 Gracias por hacerme entender que TODOS SOMOS UNO...


Paz y Bien para todos

marthincha 

viernes, 15 de mayo de 2015

CARTA REPARADORA A QUIEN NOS LASTIMO (116)

Carta a quien me lastimó.
Cuando mantienes tu resentimiento hacia otra persona, estás amarrado a esa persona o a esa situación, por un vínculo emocional que es más fuerte que el acero. Perdonar es la única forma de disolver ese vínculo y lograr la libertad.
(Catherine Ponder)
Perdonar? como?
Acá te presento un modo de hacerlo, solo tienes que sentarte, escribir una carta a la persona que te lastimó, lo mas sincera posible y que nunca le enviarás.

querido xx
Te escribo esta carta a ti, aunque en realidad es para mi y nunca la vas a leer
Me hiciste daño pero hoy me he dado cuenta que de alguna forma tengo que sacar dentro de mí el profundo pesar que siento y eso es lo que voy a hacer.
 Desconfío del rencor porque no es un buen amigo, por eso no lo quiero conmigo. Además el rencor nos lleva a sentir miedo y es precisamente lo que necesito que desaparezca. No es que te tema, es que tengo miedo a revivir mi sufrimiento y a volver a caer en el mismo error.
 Por eso he decidido que tengo que afrontarlo, ponerme frente a frente a tu persona y a todo lo que tú significas, sea en mi mente o no, y hacerme valer. Si reduzco este miedo conseguiré reducir todos los demás.
 Yo te quería y confiaba en ti, ¿sabes? En realidad no pedía nada extraordinario, pero si lo hubiese sabido no hubiese permitido que me dañaras.
  No voy a olvidar nunca lo insoportable que es este dolor ni lo mucho que me ha enseñado. Al fin y al cabo te tengo que dar las gracias por algo...
 He aprendido que no puedes darle a alguien algo que no quiere recibir. Te permitiste el lujo de dejármelo demasiado claro, tanto como lo importante que es saber lo que es malo en tu vida...
 Pues sí, me he dado cuenta de que eras tan perjudicial para mí que me has impedido avanzar durante mucho tiempo. 
--------------------
 Como alguien dijo alguna vez el verdadero odio es el desinterés y el asesinato perfecto es el olvido. 
No pienso arrojar una piedra hacia arriba, pues lo más probable es que caiga en mi cabeza y desde luego que no aportaría felicidad, sino que sumaría más miseria a mi vida sin contemplación.
 Dicen que sangrar no duele, que es placentero, que es como si te disolvieras en aceite y respiraras muy hondo. Lo mismo pasa con el dolor en el alma, que de alguna forma te anestesia y no eres consciente de lo que está sucediendo hasta que ya, es demasiado tarde.
 Quizás estoy escribiendo estas líneas con lágrimas de puro dolor... pero estoy tomando el mando y el timón porque ha llegado el tiempo de ir más allá y superar lo que tú provocaste en mí.
 He de decirte que escribo esto porque detrás de mi coraje existe una gran tristeza y una delicada decepción. Siento que camino por encima de un volcán, mientras mi vida pende de un hilo, por lo tanto tengo que soltar el lastre que supone cargar con lo que tú ocasionaste en mi interior, para no caer en la lava.
 Necesito muy poco para estar bien, por eso es  que tengo que sacar de dentro de mí todo este dolor. A partir de hoy no te guardo rencor, ni ira, ni rabia... no quiero esas cosas en mi corazón. 
Toda experiencia dolorosa encierra dentro una gran semilla de crecimiento y liberación.
 La realidad es que hoy me pregunté si podía hacer algo valioso, entonces decidí escribir esto. 
Esta carta no es por ti, es por mí, porque necesito liberar de mi espalda tu carga. Me he puesto a pensar en que no quiero nada negativo en mi vida y me he dado cuenta de que ahí estás tú y todo lo que me hicistes sentir.
 Me he percatado de que reflexionar sobre ti es el mayor acto de amor propio que puedo llevar a cabo.
 Hoy puedo decir que me estás haciendo un favor porque ahora más que nunca me quiero, sé que no quiero hacer de mi cuerpo la tumba de mi alma y que puedo afrontar todo lo que hay en mi interior.
 No hay que tener miedo a vivir porque todo consiste en reaprender a hacerlo.

EMOCIONES-Raquel Aldana
-------------------------------------
*Este tipo de carta que uno escribe para no enviarla, tiene un sentido terapéutico, es una manera de poner afuera lo que duele adentro.
Muchas veces se aconseja que nosotros mismos nos la contestemos,  poniéndonos en el lugar del otro y escribiendo lo que necesitamos recibir, para ir  sanando las heridas.
Pueden ser muchas cartas ...las que van y las que vienen... hasta que sintámos que poco a poco, en nuestro interior se vá calmando el dolor, la bronca, el resentimiento...
Así, con este modo epistolar tan sanador, se van ordenando las emociones, los sentimientos, liberándonos y conectándonos con la fuerza interior tan necesaria para afrontar la vida.
PAZ Y BIEN PARA TODOS
marthincha

CINCO HERIDAS EMOCIONALES DE LA INFANCIA (115)


Cinco heridas emocionales de la infancia que persisten cuando somos adultos...
Los problemas vividos en la infancia vaticinan cómo será nuestra calidad de vida cuando seamos adultos. Además, estos pueden influir significativamente en como nuestros niños de hoy actuarán mañana y en como nosotros, por otro lado, afrontaremos las adversidades.
 Así, de alguna forma, a partir de estas 5 heridas emocionales o experiencias dolorosas de la infancia, conformaremos una parte de nuestra personalidad. Veamos a continuación cuáles son nuestras heridas….
 1- El miedo al abandono
 La soledad es el peor enemigo de quien vivió el abandono en su infancia. Habrá una constante vigilancia hacia esta carencia, lo que ocasionará que quien la haya padecido abandone a sus parejas y a sus proyectos de forma temprana, por temor a ser ella la abandonada. Sería algo así como “te dejo antes de que tú me dejes a mí”, “nadie me apoya, no estoy dispuesto a soportar esto”, “si te vas, no vuelvas…”.
 Las personas que han tenido experiencias de abandono en la infancia, tendrán que trabajar su miedo a la soledad, su temor a ser rechazadas y las barreras invisibles al contacto físico.
 La herida causada por el abandono no es fácil de curar. Así, tú mismo serás consciente de que ha comenzado a cicatrizar cuando el temor a los momentos de soledad desaparezca y en ellos empiece a fluir un diálogo interior positivo y esperanzador.
 2- El miedo al rechazo
 Es una herida muy profunda, pues implica el rechazo de nuestro interior. Con interior nos referimos a nuestras vivencias, a nuestros pensamientos y a nuestros sentimientos.
 En su aparición pueden influir múltiples factores, tales como el rechazo de los progenitores, de la familia o de los iguales. Genera pensamientos de rechazo, de no ser deseado y de descalificación hacia uno mismo.
 La persona que padece esta dolorosa experiencia no se siente merecedora de afecto ni de comprensión y se aísla en su vacío interior por el miedo de ser rechazado. Es probable que, si hemos sufrido esto en nuestra infancia, seamos personas huidizas. Por lo que debemos de trabajar nuestros temores, nuestros miedos internos y esas situaciones que nos generan pánico.
 Si es tu caso, ocúpate de tu lugar, de arriesgar y de tomar decisiones por ti mismo. Cada vez te molestará menos que la gente se aleje y no te tomarás como algo personal que se olviden de ti en algún momento.
 3- La humillación
 Esta herida se genera cuando en su momento sentimos que los demás nos desaprueban y nos critican. Podemos generar estos problemas en nuestros niños diciéndoles que son torpes, malos o unos pesados, así como ventilando sus problemas ante los demás; esto destruye la autoestima infantil.
 El tipo de personalidad que se genera con frecuencia es una personalidad dependiente. Además, podemos haber aprendido a ser “tiranos” y egoístas como un mecanismo de defensa, e incluso a humillar a los demás como escudo protector.
 Haber sufrido este tipo de experiencias requiere que trabajemos nuestra independencia, nuestra libertad, la comprensión de nuestras necesidades y temores, así como nuestras prioridades.
 4- La traición o el miedo a confiar
 Surge cuando el niño se ha sentido traicionado por alguno de sus padres principalmente, no cumpliendo sus promesas. Esto genera una desconfianza que se puede transformar en envidia y otros sentimientos negativos, por no sentirse merecedor de lo prometido y de lo que otros tienen.
 Haber padecido estos problemas en la infancia construye personas controladoras y que quieren tenerlo todo atado y reatado. Si has padecido estos problemas en la infancia, es probable que sientas la necesidad de ejercer cierto control sobre los demás, lo que frecuentemente se justifica con un carácter fuerte.
 Estas personas suelen confirmar sus errores por su forma de actuar. Requiere trabajar la paciencia, la tolerancia y el saber vivir, así como aprender a estar solo y a delegar responsabilidades.
 5- La injusticia
 Se origina en un entorno  frío y autoritario, sobre todo en quien los cuida. En la infancia, una exigencia en demasía y que sobrepase los límites generará sentimientos de ineficacia y de inutilidad, tanto en la niñez como en la edad adulta.
 Las consecuencias directas en la conducta de quien lo padece será la rigidez, pues estas personas intentan ser muy importantes y adquirir un gran poder. Además, es probable se haya creado un fanatismo por el orden y el perfeccionismo, así como la incapacidad para tomar decisiones con seguridad.
 Requiere trabajar la desconfianza y la rigidez mental, generando la mayor flexibilidad posible y permitiéndose confiar en los demás.
 Ahora que ya conocemos las cinco heridas del alma que pueden afectar a nuestro bienestar, a nuestra salud y a nuestra capacidad para desarrollarnos como personas, podemos comenzar a sanarlas.

EMOCIONES-Raquel Aldana
-------------------------------------

PAZ Y BIEN PARA TODOS
marthincha


jueves, 14 de mayo de 2015

NOS HICIERON CREER (114)



NOS HICIERON CREER...
Nos hicieron creer que el gran amor solo sucede una vez generalmente antes de los 30 años. No nos contaron que el amor no es accionado, ni llega en un momento determinado. 
Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja, y que la vida solo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en la vida merece llevar a sus espaldas la responsabilidad de completar lo que nos falta.
Nos hicieron pensar que una formula llamada “dos en uno”: dos personas pensando igual, actuando igual, era lo que funcionaba. No nos contaron que eso tiene un nombre “anulación”. Que solo siendo individuos con personalidad propia, podremos tener una relación saludable.
Nos hicieron creer que el casamiento es obligatorio y que los deseos fueran de termino y deben ser reprimidos.
Nos hicieron creer que los guapos y flacos son más amados.
Nos hicieron creer que solo hay una fórmula para ser feliz, la misma para todos, y los que se escapan de ella están condenados a la marginalidad. No nos dijeron que estas fórmulas son equivocadas, frustran a las personas, son alienantes y que podemos intentar otras alternativas. Cada uno lo va a tener que descubrir solo. Y ahí, cuando estés muy enamorado de ti, vas a poder ser muy feliz y te vas a enamorar de alguien.
Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor…aunque la violencia se practica a plena luz del día.
John Lennon

PAZ Y BIEN
marthincha

domingo, 10 de mayo de 2015

NUNCA ES DEMASIADO TARDE (113)

La edad no te condiciona, lo que te condiciona a la hora de seguir aprendiendo, cambiar de profesión, enamorarte, conocer nuevas personas o iniciarte en una afición es la interpretación que tú le das a tu edad.

En esta vida todo es relativo. ¿Por qué te ves mayor para emprender o hacer algo nuevo si no sabes qué día te vas a morir? ¡Desconoces por completo cuántos años vas a estar aquí! Las personas que por desgracia han fallecido jóvenes, víctimas de una enfermedad o de algún accidente, nunca pensaron que eran demasiado mayores para estudiar su carrera.
 Se limitaron a vivir. No tenemos información de cuándo acaba nuestra historia, así que no tenemos capacidad para establecer cuándo somos mayores para algo. Mi abuela se inició en la informática a los setenta y pico. Hoy tiene ochenta y nueve y maneja el ordenador y las redes sociales mejor que alguien de cincuenta que cree que ya no tiene edad para cambiar su metodología de trabajo o para aprender algo nuevo de informática. ¡Quién le iba a decir que con setenta y pico todavía le quedaban veinte años de experiencia informática!
 No es la edad, es la actitud. Las personas jóvenes no son las que están por debajo de los 40 o los 30, sino las que se sienten llenas de vida, de ideas, de proyectos, las que desean vivir de forma plena y seguir aprendiendo. La juventud es aprendizaje y tenemos capacidad de aprendizaje hasta que morimos. Decía Eduardo Mendicutti en su libro Mae West y yo que hasta la muerte, todo es vida.
 Muchas son las personas que han decidido hacer su carrera universitaria cuando llevan veinte años trabajando en otra profesión. Le han dado un giro a sus vidas y se sienten ahora plenamente satisfechas. Les costó esfuerzo, quitarse horas de descanso o de otras actividades, pero no dejaron de perseguir y trabajar por un sueño.
 Que no te asuste la falta de memoria o de concentración. A pesar de que el cerebro y las personas perdemos facultades, lo cierto es que nuestra experiencia, la capacidad de relacionar conceptos y otras habilidades suplen lo que vamos perdiendo. Siempre estamos en equilibrio. La capacidad de aprendizaje de alguien que se cree mayor, con tanto que lleva almacenado en el cerebro, a veces es más sencilla que la de una persona de 18 años.
 La capacidad de aprendizaje se relaciona con:
 La motivación. Cuando algo te interesa de verdad, le prestas atención, inviertes horas y al final terminas por conseguirlo.
 Las facultades intelectuales. A pesar que el tiempo reduce ciertas facultades como la memoria, la agilidad mental o la concentración, ninguna de ellas sufre un nivel de deterioro tan grande como para limitarnos el aprendizaje. Y lo más importante, se suplen con la experiencia, el interés y la motivación por querer hacer cosas nuevas.
 La estimulación. Necesitas entrenar la mente. Leer, hacer ejercicios, resolver problemas, jugar con palabras, con números o lo que te llame la atención. Cualquier actividad cognitiva te mantendrá la mente ágil.
 La paciencia. No se consigue todo a la primera. Plantéate que no tienes opción de tirar la toalla, no existe esta posibilidad. Persevera, aprende de los errores, vuélvelo a intentar. Lo que importa es conseguir la meta, no las veces que tropieces en el camino.
 La capacidad de organización. Cuando de adultos tratamos de compaginar una formación nueva, otra carrera universitaria, no siempre podemos dedicarnos de forma plena a ello. Las responsabilidades como los hijos o tener que pagar la hipoteca impiden que dejemos el trabajo actual y podamos estar a pleno rendimiento con lo nuevo. Tendrás que hacer un sobreesfuerzo y compaginar. Y para ello es fundamental gestionar bien el tiempo y saber organizarse. Las personas que hacen más actividades no suelen tener tiempo. Solo se organizan mejor.
 La experiencia. Conocer los procedimientos, el funcionamiento de la vida en general, lo que es importante y lo que no lo es, trata que tu mente esté en lo que es relevante.
 No permitas que nada te frene si estás apasionado con tu proyecto. La vida es larga y siempre ofrece nuevas oportunidades.
 Lo cierto es que hay que salir por ellas porque... rara vez llaman ellas a la puerta.

PAZ Y BIEN PARA TODOS
marthincha

que te parecio el material? te ayuda?